Sin categoría

La adicción a las drogas, ligado a impedimentos específicos en seis redes cerebrales

Las alteraciones específicas dentro de seis redes cerebrales a gran escala durante la exposición a las drogas;  la toma de decisiones, el control inhibitorio y el procesamiento socioemocional se asocian con comportamientos de adicción a las drogas, según una revisión sistemática de más de cien estudios de neuroimagen publicados por expertos de la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí, Estados Unidos, y publicada en  la revista ‘Neuron’.

La adicción a las drogas  es una enfermedad que abarca no solo la búsqueda y la toma excesiva de drogas, sino también cambios fundamentales en la cognición y el procesamiento emocional. Comprende síntomas clínicos centrales y manifestaciones conductuales que incluyen un ciclo de intoxicación crónica, atracones, abstinencia y antojos que propulsan el consumo incontrolable de drogas a pesar de las consecuencias adversas y una reducción en el placer derivado de la droga.

Aunque gran parte de las primeras investigaciones sobre la adicción a las drogas se centraron en comprender las propiedades gratificantes de la droga, estudios recientes han dejado cada vez más claro que las deficiencias cognitivas y emocionales apoyan la iniciación, la escalada y el mantenimiento del ciclo de la adicción. Entender mejor los mecanismos neuronales dañados subyacentes en la adicción a las drogas en humanos es fundamental para allanar el camino para el desarrollo de intervenciones de tratamiento más específicas, basadas en la evidencia y enfoques de prevención oportuna.

El modelo iRISA utiliza múltiples modalidades de neuroimagen incluyendo imágenes de resonancia magnética y pruebas neuropsicológicas para explorar la neurobiología subyacente de la adicción a las drogas y el cambio a la prominencia excesiva atribuida a la droga y las señales relacionadas con las drogas a expensas de otros reforzadores destacados como los asociados con el autocontrol alterado (especialmente en un contexto relacionado con las drogas) y el aumento de la toma de drogas en las personas adictas a las drogas

DEFICIENCIAS CONSTANTES EN LA FUNCIÓN DE LAS SEIS REDES CEREBRALES

 «Encontramos deficiencias constantes en la función cerebral en seis redes cerebrales de gran escala durante la realización de diferentes tareas. Aunque la participación de estas redes cerebrales específicas era concreta de la tarea, generalmente observamos que en un contexto relacionado con las drogas (por ejemplo, durante la exposición a señales de drogas) las personas adictas a las drogas tuvieron un mayor compromiso de las redes cerebrales que subyacen a la toma de decisiones, el control inhibitorio y el procesamiento social y emocional, pero una respuesta mitigada durante las tareas no relacionadas con las drogas, según lo predicho por el modelo iRISA». 

Específicamente, el equipo de estudio evaluó la función cerebral en la adicción a las drogas a través de una serie de redes cerebrales, incluidos los hallazgos de análisis de todo el cerebro de las diferencias significativas entre los grupos. Organizaron los resultados en seis redes cerebrales a gran escala que mostraron un deterioro de la función cerebral en la adicción, que abarca la «red de recompensa», incluyendo regiones cerebrales subcorticales y corticales activadas durante la evaluación del valor subjetivo; la «red de hábitos» estriatal, que subyace al aprendizaje del comportamiento automatizado; la «red de prominencia», regiones involucradas en (re) dirigir recursos atencionales hacia estímulos sobresalientes; y la «red ejecutiva», que admite la selección de posibles respuestas de comportamiento (a menudo también denominada red de control inhibitorio).

Se descubrió que dos redes adicionales, que no se discutieron en revisiones anteriores del modelo iRISA, son relevantes para la función cerebral en la adicción a las drogas: la «red autodirigida», que se activa durante los procesos cognitivos autodirigidos/referenciales, y la «red de memoria», involucrada en el aprendizaje y la memoria flexible.

«Nuestra revisión es el primer enfoque sistemático para integrar lo que sabemos sobre la función de cada una de estas redes en un modelo integral subyacente a la sintomatología de la adicción a las drogas en todo el ciclo de la adicción», dice la primera autor del artículo, Anna Zilverstand, profesora asistente de Psiquiatría en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

«Demostramos déficits comunes que subyacen a la adicción a las drogas independientemente de la principal droga de elección, que se asocian con medidas de consumo de drogas diarias y reales y que predicen el inicio, la subida y la recaída en el consumo de drogas. Nuestro trabajo podría aportar información para los trabajos de desarrollo de tratamientos específicamente dirigidos a aliviar estos déficits del comportamiento cerebral», concluye.

Entrada anterior
Vinculan por primera vez el cannabis con otro tipo de trastornos mentales
Entrada siguiente
Fentanilo, la droga 50 veces más potente que la heroína.

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.
Menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?