Sin categoría

Género y drogas

Consumir drogas no tiene el mismo significado para hombres y mujeres, ni es valorado del mismo modo por los demás. Mientras que entre los hombres es percibido como una conducta natural, social y culturalmente aceptada. Entre las mujeres supone un reto a los valores sociales dominantes.

Por ello las mujeres con adicción soportan un mayor grado de reproche, que se traduce en un menor apoyo familiar y social.

El modelo tradicional de roles, sigue condicionado la visión que ciudadanos y profesionales de salud tienen de las drogas.

1) Aunque los consumos de drogas son menos frecuentes entre las mujeres, estas son más vulnerables a sus efectos.
En el caso del alcohol las diferencias en los procesos de metabolización de las bebidas alcohólicas, el peso corporal y la susceptibilidad a sus efectos han llevado a la Organización Mundial de la Salud a fijar un umbral de riesgo diferente para cada sexo.

2) Las mujeres tienen mayores dificultades para iniciar tratamiento por problemas de adicción a las drogas.

Los estudios epidemiológicos indican que las mujeres con problemas de adicción a las drogas se ponen en tratamiento para superarlos en menor proporción que los hombres. Ello es debido a que las mujeres se encuentran con mayores barreras que los hombres para iniciar el tratamiento de
las adicciones:

a) Cuentan con menos apoyo familiar y social,

b) El inicio del tratamiento supone con frecuencia abandonar sus responsabilidades en el cuidado del hogar y los hijos menores.

c) Temen que hacer pública su adicción suponga la retirada de la custodia de los hijos.

3) Las mujeres tienen una evolución menos positiva o favorable que los hombres cuando se incorporan a tratamientos de las adicciones.
En la menor eficacia de los tratamientos de las adicciones entre las mujeres influye el hecho de que muchos de los servicios asistenciales no están adaptados a las necesidades particulares de las mujeres, así como la presión que el propio entorno familiar ejerce para que el tratamiento termine lo antes posible y así las mujeres puedan asumir de nuevo sus responsabilidades en el hogar (que con frecuencia priorizan el cuidado de los hijos y el hogar frente a su propia rehabilitación)

Abordar los consumos de drogas y las drogodependencias desde una perspectiva de género implica:

  1. Tener presentes las diferencias y peculiaridades que el género introduce en las motivaciones para consumir drogas, los patrones de uso de las sustancias, y los efectos y consecuencias derivadas de su consumo.
  2. Eliminar las desventajas o desigualdades que el género establece a la hora
    acceder a los programas y servicios de prevención o asistencia a las adicciones.

Fuente: www.pnsd.mscbs.gob.es

Entrada anterior
Hasta un 24% de las demencias son consecuencia de un consumo excesivo continuado de alcohol
Entrada siguiente
Fumar y beber alcohol multiplica el daño en el cerebro.

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.
Menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?